Cambia tus hábitos con esta increíble técnica

¿Cuántas veces has querido cambiar un mal hábito y no has podido? ¿Qué es lo que pasa en nuestra cabeza cuando nosotros mismos nos saboteamos? La verdad es que lograr esto puede ser más sencillo de lo que imaginas si aplicas la técnica correcta. 

El primer paso es identificar cómo está construido tu hábito. De acuerdo con el libro “El poder de los hábitos”, siempre los encontrarás conformados en estas etapas: La pista, el deseo, la rutina y la recompensa. A estos cuatro componentes se le conoce el ciclo del hábito. 

Los componentes del ciclo de los hábitos

Empecemos con un ejemplo: Es lunes 6 de la tarde y estás sumamente estresado por las mil juntas que tuviste el día de hoy (la pista). Tu estrés te genera unas ganas de salir de la realidad y tener un descanso breve (el deseo), por lo tanto, te levantas de tu asiento, vas a tu cocina en búsqueda de comida, encuentras el dulce que tanto te gusta y te dispones a comerlo (rutina). Por último, tu cerebro recibe una sensación de alivio para ese estrés que sentías unos minutos antes (recompensa).  

La pista es esa acción o circunstancia que detonará en tu cerebro una ansia incontenible por hacer algo. Es una señal que captamos y que nos dice “ve por ello”.  Posteriormente viene el deseo que es la acción que nuestro cerebro nos inclina a realizar y que nosotros no nos podemos contener. La rutina es lo que realizamos constantemente y que al repetirlo varias veces, nos detonará un hábito. 

Y finalmente está la recompensa, que es la sensación que tu cuerpo experimenta al final de la rutina. Ésta quedará guardada en tu inconsciente y es lo que buscarás al repetir tu hábito una y otra vez. 

¿Cómo identificar cada uno de los componentes? 

  1. Empieza por la rutina: Generalmente es lo que deseas cambiar. ¿Alimentarte mejor, hacer ejercicio, etc? 
  2. Pasemos a la recompensa. Pregúntate a ti mismo ¿qué sientes después de realizar ese hábito que quieres cambiar? 
  3. Por último, la pista y el deseo: Comienza a observar los patrones que te generan esa ansia de realizar tu hábito. ¿Es un momento de estrés o en un horario definido? 

Para lograr efectivamente estos pasos, te recomendamos ser verdaderamente objetivo para que tengas éxito en la siguiente etapa.

¿Cómo lograr cambiar un mal hábito?

Una vez que identificaste cada uno de los componentes del ciclo del hábito que quieres cambiar, es momento de tomar acción. En esta etapa, lo más importante que tienes que considerar es la “regla de oro”. Ésta dice que no podemos eliminar los malos hábitos sino construir unos nuevos sobre el mismo patrón. Es como si sustituyeran uno bueno o saludable por el otro no tan bueno. 

En este caso, cada que se detone la pista y el deseo por realizar tu acción, crearás una nueva rutina que te pueda generar una recompensa igual. Si tus ansias de comer un dulce por la tarde es solamente para desconectarte de la realidad, puedes comenzar a meditar, tomar respiraciones conscientes mientras caminas pocos minutos. Te aseguramos que te sentirás igual de bien. 

Lo más seguro es que al inicio te sea difícil pero después de realizarlo varias veces olvidarás tu antigua rutina. Otro punto importante es que puedes hacer pública tu intención con algún amigo tuyo y juntos apoyarse en ese proceso. Eso evitará completamente que te autosabotees. 


¿Te sirvió este artículo para conocer más sobre este tema? Compártelo a alguien que le pueda interesar.